domingo, 22 de septiembre de 2013

Alma.


Lenta la lluvia enjuaga las heridas del alma,
limpiando la inmundicia de las llagas,
de los sentimientos,de la mente perturbada.
 Cicatrizando la 
resabida y curtida piel que envuelve 
el corrupto cuerpo.
Desborda tu torrente y arrastra la putrefacción
que recubre el alma.

4 comentarios:

  1. Tremenda Vicente. Tal vez hay heridas que ni la lluvia limpie...
    ¿Sabes? Yo día a día, las pongo en un vaso con agua y las tiro ... solo queda en el alma, lo bueno que he vivido y vivo.

    Un beso Vicente.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho,las heridas del alma son muy dolorosas y llevan su tiempo sino desaparecer si que nos duelan menos.El agua de lluvia que nos las limpia yo lo convierto en esas personas que siempre está a nuestro lado.Nuestros verdaderos amigos.Un fuerte abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Vicente

    Hacía tiempo que no sabía de ti, me alegra volver a leerte, aunque este poema es duro, o la menos para mi humilde opinión.

    Espero que todo vaya bien,


    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  4. El dolor del alma el muy intenso, como tus letras.
    Beso

    ResponderEliminar

........no soy lo que escribo, soy lo que tu sientes al leerme ......